13 de agosto de 2017

El colectivo Janus

El 24 de julio falleció en Madrid una persona de la que no habíamos oído hablar antes, Vicente Antonio López. Gracias a la web LQSomos hemos conocido su biografía, llena de penalidades pero también de un inagotable espíritu rebelde que le llevó a militar en varias organizaciones de la izquierda revolucionaria (PCE (m-l), Octubre...) al mismo tiempo que se involucraba en el movimiento vecinal llegando a desempeñar el puesto de presidente de la Asociación de Vecinos de Palomeras Centro, una de las zonas más marginadas del Madrid de los años setenta. En los últimos años de su vida se involucra en la lucha contra el olvido y la impunidad franquista: participa en la asociación La Comuna, escribe textos como "Memoria de la transición española. Lecturas contra el olvido" y denuncia las torturas que sufrió en varias ocasionas entre 1971 y 1975 de las propias manos de Billy el Niño. Sirvan estas breves líneas de reconocimiento para este luchador incansable contra la injusticia: otra persona imprescindible que se nos marcha.

De la biografía recogida en LQSomos nos llamó la atención la referencia que se hace a la creación en la segunda mitad de los setenta de un "grupo internacionalista en torno al colectivo Janus", totalmente desconocido hasta el momento. Una búsqueda en internet nos mostró que el colectivo aparecía como autor de un libro en la colección Cuadernos  de la editorial Taller de Sociología: Nacionalismo, degeneración del marxismo. Milagros de nuestros días, en menos de 24 horas pudimos hacernos a través de un librería de segunda mano con la obra en cuestión, publicada en 1978 con una bonita portada de J. José Gómez Molina.

Se trata de un breve texto que no llega a las 100 páginas en las que se hace un repaso a toda la historia del movimiento obrero y marxista, desde la óptica de la defensa de la actuación internacionalista que sólo ve reflejada en dos momentos: la Primera Internacional y la política de los socialdemócratas rusos, más tarde de los bolcheviques, en el proceso que conduce a la Revolución Rusa. A los partidos socialdemócratas desde su creación como a los partidos comunistas de la III Internacional los ve imbuidos en el espíritu de defensa de los marcos nacionales creados por la burguesía y por tanto limitadores del potencial humano y de las necesidades del proletariado. Dado que la obra es radicalmente crítica con socialdemócratas, PCs oficiales, estalinistas, maoístas y trotskistas, nos queda la duda si estos planteamientos condujeron a alguna iniciativa política concreta.

Naturalmente que agradeceremos cualquier información adicional que nos podáis ofrecer sobre el colectivo Janus y sus actividades. Otro de los muchos colectivos que surgieron en el Madrid de la transición, de efímera existencia, y que pocas pistas ha dejado de momento para pasar a la posteridad: aún estamos a tiempo de poner remedio.


"Memoria de la transición española. Lecturas contra el olvido" se puede descargar de la web de La Comuna.



1 comentario:

  1. He sido amigo de Antonio desde 1976 cuando al salir yo de la cárcel de Carabanchel (preso político del franquismo) me incorporé al movimiento vecinal vallecano desde la Asociación de Vecinos de Palomeras Centro. Fue una época de intensa militancia desde un entorno nada habitual. En esa Asociación nos encontramos gente de LCR, Anarcosindicalistas, cristianos de base, Comites Obreros (...) ciertamente también miembros del PCE pero que no se implicaban en lo cotidiano ni en la Directiva.
    Era un colectivo de trabajo pues, en disidencia, muy diverso y muy respetuoso de la democracia asamblearia, tambien un colectivo eficaz, que empleaba muchas horas en reuniones de calle y asambleas generales en el local de la Iglesia. Los problemas del realojamiento (vivienda por vivienda, local por local para los pequeños ccomenciantes y alquiler asequible para los inquilinos) estaban en cabeza de nuestras prioridades, porque no deseábamos perder las plusvalías que el vecindario había generado con su laboriosa colonización de un erial que habíamos tranformado en un bario, un barrio con cáracter de pueblo de pueblos.
    Antonio fue allí un imprescindible desde la Directiva de la Asociación. Y en situaciones muy críticas como el golpe de Tejero creo que fuimos de las pocas asociaciones que decidíó mantenerse abierta como símbolo de resistencia ante lo que pudiera ocurrir. Habíamos reflexionado mucho sobre el pasado dictatorial y sobre el desamparo del pueblo en situaciones críticas y nos aplicamos la lección: las noches de aquel 23F del 24 y 25 el local asociativo estuvo abierto, luces encendidas, con la Junta en vela (en asamblea permanente) y por supuesto servicio vecinal de seguridad y autodefensa.
    Antonio formaba parte entonces de JANUS, un colectivo -con carácter de grupo de afinidad- que en cierto sentido, vertebraba un compañero argentino que creo vive ahora en el Escorial y que procedía (en disidencia) del Trotskysmo del otro lado del océano (creo que su nombre es Mario)

    Conocéis el libro...es un libro modesto pero sincero, sin decirlo glosa el marxismo de Rosa de Luxemburgo (el faro de ideas de Antonio que permaneció siempre fiel a la coherencia, internaccionalismo y honestidad de Rosa). Se presentó el libro en nuestra Asociación y dió origen a un debate profundo. Creo que para Antonio -que ya no era hombre de partido- el ampliar horizonte con los compañerxs de JANUS era una necesidad existencial de comunista por la Huelga de Masas y crítico como Rosa con los desvíos bolches de la democracia socialista.
    Siempre estuvimos en contacto y trabajo común sobre asuntos Memorialistas en sentido amplio y gente como yo le debemos mucho en ese campo de la documentación histórica para trabajar en el inmenso "paracuellos-nacional" que fue y siguen siendo las Castillas. No siempre estuvmos de acuerdo en los últimos años , Antonio contemplaba el derecho de autodeterminación desde la óptica de Rosa y yo (en esta españa amarrad por el rçegimen del 78) soy un comunista-libertario Independentista. Pero esas diferencias son poca cosa y nuca alteraaron nuestra amistad. Antonio fue como decía un IMPRESCINDIBLE en el combate por la emancipación. Su memoria es para mí un aliento de lucha y coherencia.

    ResponderEliminar