30 de octubre de 2011

Agrupación de Trabajadores Marxista-Leninistas de Euskadi

En ocasiones, la principal fuente de información que disponemos para algunos grupos de izquierda revolucionaria activos durante la dictadura franquista es la propia policía política del régimen, a través de las notas de prensa emitidas en el momento de la desarticulación del grupo o de la caída de parte de su militancia. Evidentemente dicha información debe de ser analizada con bastantes reparos, tanto por el tono propagandístico y autolaudatorio de las mencionadas notas de prensa, como por errores involuntarios en los datos manejados por las fuerzas represivas. 

De la Agrupación de Trabajadores Marxista-Leninistas de Euskadi, la información más completa que he podido obtener es la nota de prensa emitida por la Jefatura Superior de Policía de Bilbao en el momento de desarticular el grupo en septiembre de 1972. La nota fue recogida por ABC y La Vanguardia el 20 de septiembre de 1972, ejemplares que pueden ser consultados en sus respectivas hemerotecas digitales. En el caso del ABC el día 23 de septiembre de 1972 se incluyó una fotografía con parte del material incautado al grupo: lástima la escasa calidad de la foto digitalizada que nos impide ver los detalles.

Al parecer este grupo, también conocido por el nombre de su publicación Herriko Batasuna (o Erriko Batasuna para la policía), surgiría de una escisión del Partido Comunista de España (marxista-leninista) en Bilbao en 1971 o 1972. De ideología maoísta, era de escasas dimensiones, dado que la detención de nueve personas parece haber supuesto la total desarticulación de grupo. La policía le acusa de haber intentando contactar con ETA para conseguir armas con las que realizar atracos a fin de obtener fondos con los que financiarse; lo que se parece deducirse de la nota es una actividad armada de baja intensidad, en la línea de lo propugnado por el PCE (m-l) en ese momento.

Tomando como base la información policial podemos ir casando más piezas, recogidas de aquí y allá. El periódico de la organización se denominaba, como he indicado, Herriko Batasuna, pero he sido incapaz de localizar en ningún archivo o biblioteca algún ejemplar. En una noticia recogida en La Vanguardia meses más tarde se refieren a él como "portavoz político de las Agrupaciones de Trabajadores Marxistas-Leninistas de Euskadi".

En base a la información contenida en el numero 2 de La Voz del Pueblo de ETA-Comunista (febrero 1974) se puede inferir con bastante seguridad que el grupo editaba también otra publicación Nuestra Lucha, con el lema de "¡¡Por un sindicato de clase, único y representativo!!" y con el subtítulo de "Boletín de información y orientación sindical". En la Sección de Prensa Política Clandestina del Depósito Digital de Documentos de la UAB, a la cual ya dedicamos una entrada, se pueden consultar tanto los números 2, 3 y 4 de Nuestra Lucha, datados entre abril y mayo de 1972 como el número de La Voz del Pueblo. En la Fundación Sancho el Sabio de Vitoria-Gasteiz disponen del número 5 de Nuestra Lucha, que no he podido consultar. 

Nuestra Lucha es representativa de un determinado tipo de publicación editado por los grupos de izquierda revolucionaria durante el franquismo. Junto con el órgano del grupo, muchas veces se editaba otra revista con un lenguaje más accesible y menos teórico, sin firma explícita: se presentaba como una publicación unitaria, destinada a movilizar las masas, pero las directrices de la publicación eran señaladas rígidamente por la organización que estaba detrás y en cuyo aparato de propaganda se producía.


Finalmente a través de diversas publicaciones clandestinas conocemos muestras de solidaridad con los detenidos en septiembre de 1972, estando previsto para febrero de 1974 el juicio contra los siete miembros del grupo que continuaban en prisión y para los que el fiscal pedía 181 años de cárcel. Desconocemos el resultado del juicio. De igual forma, parte del contenido de la entrada tiene un componente deductivo, así que, como siempre, estaría encantado de recibir información suplementaria sobre esta organización y sus peripecias, así como la corrección de cualquier error que se haya deslizado.

1 comentario:

  1. Interesante, Manuel, no tenía ni idea, no recuerdo nada, voy a pensar, pero me temo que entonces y allí no voy a encontrar un testigo.

    ResponderEliminar